Si te caes, rebota

Nyx Martínez

Había sido un buen día. «La vida me sonríe», pensé mientras me dirigía a la oficina donde tengo mi computadora. El teclado me rogaba que hiciera contacto con él.

Apenas se encendió la pantalla supe que había sucedido algo terrible. El disco duro había dejado de funcionar.

on the reboundDada la lentitud con que mi cerebro procesa información, tardé unos instantes en entender la magnitud del desastre. De pronto caí en la cuenta. Se me fue el alma a los pies, como si me hubiera pasado por encima una aplanadora. Sentí un nudo en el estómago. Se me nubló la vista. No lograba pensar con claridad. Todo me daba vueltas.

Mi arduo trabajo de los últimos seis meses —artículos, diseños—, toda mi energía mental almacenada en el disco duro de mi computador y que yo creía imborrable y segura, se había esfumado.

Para siempre.

Uno de mis peores temores se había abalanzado sobre mí como un meteorito procedente del espacio exterior. Quedé sumida en la desesperación y el desconcierto. ¡Qué tragedia!

¿Cómo no se me ocurrió copiarlo todo a un dispositivo de respaldo? Aquellos retazos de creatividad estaban perdidos en algún rincón del cibermundo… irrecuperables.

En ese momento recordé una anécdota. En cierta ocasión Thomas Edison encaró un desastre parecido cuando se incendió su taller. Meses, años y hasta décadas de trabajo en numerosos inventos inconclusos quedaron reducidos a nada.

—Todos mis errores se hicieron humo— comentó Edison con sorprendente buen ánimo.

Y reanudó enseguida su labor.

En mi caso, yo dudaba que tuviera la voluntad y la energía para empezar de cero con la misma entereza de que hizo gala el ilustre inventor. De todos modos, estos pensamientos aliviaron mi dolor y disiparon mi aturdimiento y sensación de fracaso. El abatimiento me había hecho caer de rodillas, pero hice un esfuerzo por enderezarme y esbocé una sonrisa forzada.

En la vida hay cosas que nos parecen una injusticia atroz. Pero no podía dejarme dominar por el derrotismo, no podía permitir que afectara mi futuro. Resolví no ver la situación como el trágico fin de todos los proyectos y trabajos que tenía en la máquina, sino como una oportunidad de reiniciarlos con miras a un porvenir prometedor.

Esto es lo primero que escribo después de aquel día tan demoledor. «Todos mis errores se hicieron humo», digo para mis adentros. No pienso rendirme. Estoy sentada nuevamente frente a la computadora, lista para volver a empezar.

Ya estoy haciendo mi copia de respaldo.


Historia gentileza de la revista Conéctate. Imagen © TFI.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s