Mis conversaciones con Jesús

cover“Mis conversaciones con Jesús” pone a Jesús al nivel de los niños y abordan prácticamente cada aspecto de la vida de ellos. Les enseña el maravilloso principio de que Jesús los acompaña en todo momento, los conoce y siente por cada uno un cariño especial.

Haz clic aquí para descargar el libro electrónico gratuito (en formato epub / mobi) o visite My Wonder Studio para leer en línea o descargar el contenido del libro en formato .pdf.

Advertisements

My Little Talks with Jesus

cover“My Little Talks with Jesus” brings Jesus right down to a child’s level, encompassing virtually every aspect of his or her life. This book will help you instill in your children the wonderful truth that Jesus is with them at all times and He knows and loves them in a very personal way.

Click here to download the free ebook (in epub/mobi format) or visit My Wonder Studio to read online or download the contents of the book in .pdf format.

Tesoros del Mar: Libros electrónicos gratuitos

GrandpaJakeStorybooks_OceanTreasures_esEn Tesoros del mar se nos presenta a un animado grupo de seres acuáticos del reino de Sabalia. Gobi es un pez tímido que, tras conocer a la sirenita Camila, aprende a hacer amigos. Augusto, el caballito de mar, se mete en peligrosas aguas prohibidas donde
interioriza la importancia de obedecer a sus padres. El cangrejo Guido se da cuenta de que cualquiera puede ser un héroe. Unos y otros corren aventuras, hacen diversos descubrimientos y superan más de un conflicto por la amistad que los une.

Haz clic aquí para descargar los libros electrónicos gratuitos (formato epub y mobi) o lea / descargue la versión .pdf del libro.

 

Cuentos del abuelito: Tesoros del mar

En Tesoros del mar se nos presenta a un animado grupo de seres acuáticos del reino de Sabalia. Gobi es un pez tímido que, tras conocer a la sirenita Camila, aprende a hacer amigos. Augusto, el caballito de mar, se mete en peligrosas aguas prohibidas donde interioriza la importancia de obedecer a sus padres. El cangrejo Guido se da cuenta de que cualquiera puede ser un héroe. Unos y otros corren aventuras, hacen diversos descubrimientos y superan más de un conflicto por la amistad que los une.

Con estos cuentos los pequeños ven cómo pueden cultivar la amistad, ayudar a los demás y ser optimistas, sinceros, obedientes y un largo etcétera.

 

Grandpa Jake’s Storybook: Ocean Treasures

Meet a happy group of underwater friends living in the Kingdom of Shadda. Shy Goby the fish meets Camille, a little mermaid, and learns how to make a friend. Shallo the seahorse wanders off into dangerous forbidden waters only to find that it pays to obey his parents. Clip the crab finds out that anyone can be a hero. The marine pals enjoy a variety of other discoveries and adventures, and their friendship helps them through some tight spots.

Cero créditos, grandes beneficios

children's story zero credits full benefitsElsa Sichrovsky

En mi primer año de universidad una de las cosas que más me disgustaban eran las clases obligatorias de educación física, que no otorgaban ningún crédito. En mi facultad, a los estudiantes de grado les exigían cuatro semestres consecutivos de educación física. Me fastidiaba esforzarme en balde.

Además, la educación física claramente no era lo mío. En el primer curso tuvimos clases elementales de bádminton. Mi profesor sonrió al ver mis primeros golpes. Su sonrisa me pareció más de socarronería que de admiración. Hubiera preferido mil veces dedicar esas horas a estudiar libros de texto o escribir ensayos que pasarlas sudando, tratando de aprender golpes elementales que la mayoría de las demás estudiantes ya sabían hacer.

Ese año me quejé de mi situación a una amiga mía que nunca había tenido oportunidad de ir a la universidad. Tras escucharme, me espetó:

—¿De qué te quejas? Muchas personas pagan importantes sumas de dinero para aprender a jugar al bádminton con un entrenador profesional. Tú puedes hacerlo todas las semanas como parte de tu programa de estudios. La verdad es que me da envidia.

Yo me quedé mirándola, demasiado perpleja para aventurar una respuesta. El curso de educación física —la pesadilla de mi vida universitaria— era para ella un plus que envidiaba. Caí en la cuenta de que podía seguir lamentándome puerilmente durante los dos años de educación física, o dejar de ser el proverbial ratón de biblioteca y desarrollar un poco mi musculatura. En lugar de obsesionarme porque no me iban a dar ningún crédito por aquellos cursos, podía centrar mi atención en el hecho de que se me ofrecía la oportunidad de aprender un deporte con un profesional.

zero 2El comentario de mi amiga me motivó a examinar mis reacciones ante otros aspectos desagradables de la vida universitaria —el menú de la cafetería, los sistemas de calificación de los profesores, los exámenes a primera hora del día— y me avergoncé al entender que mis quejas eran consecuencia de una profunda falta de confianza en el amor que Dios abriga por mí y en Su perfecta sabiduría. ¡Cómo iba a aplicar la exhortación de Pablo de dar gracias en todo si no aprendía a descubrir en cada contrariedad una perla del amor de Dios!

Al término del primer semestre no solo ya dominaba los rudimentos del bádminton, sino que había mejorado mi coordinación visomotora, amén de mi resistencia física en general. Más importante aún, tomé conciencia de las veces en que, al tropezarme con un envoltorio poco atractivo, desecho el regalo. Como dijo el poeta alemán Johann Wolfgang von Goethe: «La vida resulta ser una dicha no cuando hacemos lo que disfrutamos, sino cuando procuramos disfrutar de lo que tenemos que hacer».


Imágenes diseñado por Freepik. Historia gentileza de la revista Conéctate. Usado con permiso