Entrada → Salida

system-error-codes-2830869_960_720En informática y en matemáticas, basura que entra, basura que sale describe el concepto de que el ingreso o introducción de datos deficientes o disparatados produce el egreso de datos igualmente disparatados, o sea basura. Es decir que una información que desde un principio es imprecisa o defectuosa inevitablemente conduce a resultados imprecisos y defectuosos.

En Su Sermón de la Montaña Jesús expresó algo extraordinariamente parecido: «Un buen árbol produce frutos buenos y un árbol malo produce frutos malos. Un buen árbol no puede producir frutos malos y un árbol malo no puede producir frutos buenos. Así, de la misma manera que puedes identificar un árbol por su fruto, puedes identificar a la gente por sus acciones».1

Esta breve parábola nos invita a reflexionar sobre lo que dicen de nosotros —y del Salvador que vive en nosotros— nuestras palabras y acciones. ¿Expresa nuestra vida el sincero interés y consideración que Dios muestra por los demás, o es un simple reflejo de nuestro egocentrismo? ¿Comunicamos Su generosidad y justicia, o por defecto nos dejamos llevar de ese impulso tan humano que es levantar muros y excluir?

sunset-485016_960_720Así como el código informático y las ecuaciones matemáticas pueden rectificarse corrigiendo los datos que entran, Jesús nos recordó que la vida cristiana requiere una transformación interior, la que solo Él puede producir. «Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí.»2

Jesús que entra, Jesús que sale.


1 Mateo 7:17,18,20 (NTV)
2 Juan 15:4 (NVI)

Gentileza de la revista Conéctate. Usado con permiso. Imágenes en dominio público.

Advertisements

Input → Output

system-error-codes-2830869_960_720

In computer science and mathematics, Garbage In, Garbage Out describes the concept that flawed or nonsense input data produces nonsense output or “garbage.” In other words, inaccurate or faulty information at the start will inevitably lead to inaccurate or faulty results.

In His Sermon on the Mount, Jesus said something remarkably similar: “A good tree produces good fruit, and a bad tree produces bad fruit. A good tree can’t produce bad fruit, and a bad tree can’t produce good fruit. Yes, just as you can identify a tree by its fruit, so you can identify people by their actions.”1

This brief parable invites us to consider what our words and actions say about us and the Savior who lives within us. Do our lives express His care for others or our own self-centeredness? Do we communicate His generosity and justice, or do we default to the human impulse to build walls and exclude?

sunset-485016_960_720Like computer code and mathematical equations can be fixed by correcting the input data, Jesus reminds us that Christian living requires interior transformation, the kind that only He can bring about. “Remain in me, as I also remain in you. No branch can bear fruit by itself; it must remain in the vine. Neither can you bear fruit unless you remain in me.”2

Jesus In, Jesus Out.


1. Matthew 7:17–18,20 NLT
2. John 15:4 NIV

Text courtesy of Activated magazine. Used by permission. Images in public domain. 

Parábola del rico y Lázaro

The Parable of the Rich Man and Lazarus for children

Había un hombre rico que se vestía con gran esplendor en púrpura y lino de la más alta calidad y vivía rodeado de lujos. Tirado a la puerta de su casa había un hombre pobre llamado Lázaro, quien estaba cubierto de llagas. Mientras Lázaro estaba tendido, deseando comer las sobras de la mesa del hombre rico, los perros venían y le lamían las llagas abiertas.

Con el tiempo, el hombre pobre murió, y los ángeles lo llevaron a estar con Abraham. El hombre rico también murió y fue enterrado, y su alma fue al lugar de los muertos. Allí, en medio del tormento, vio a Abraham a lo lejos con Lázaro junto a él.

El hombre rico gritó: “¡Padre Abraham, ten piedad! Envíame a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua y refresque mi lengua. Estoy en angustia en estas llamas”.

Abraham le dijo: “Hijo, recuerda que tuviste todo lo que quisiste durante tu vida, y Lázaro no tuvo nada. Ahora él está aquí recibiendo consuelo y tú estás en angustia. Además, hay un gran abismo que nos separa. Ninguno de nosotros puede cruzar hasta allí, y ninguno de ustedes puede cruzar hasta aquí”.

Entonces el hombre rico dijo: “Por favor, padre Abraham, al menos envíalo a la casa de mi padre. Tengo cinco hermanos y quiero advertirles que no terminen en este lugar de tormento”.

Abraham le dijo: “Moisés y los profetas ya les advirtieron. Tus hermanos pueden leer lo que ellos escribieron”.

El hombre rico respondió: “¡No, padre Abraham! Pero si se les envía a alguien de los muertos ellos se arrepentirán de sus pecados y volverán a Dios”.

Pero Abraham le dijo: “Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no se persuadirán por más que alguno se levantara de los muertos”. (Lucas 16:19-31)


Art by Didier Martin.

The Parable of the Rich Man and Lazarus

The Parable of the Rich Man and Lazarus for children

There was a certain rich man who was splendidly clothed in purple and fine linen and who lived each day in luxury. At his gate lay a poor man named Lazarus who was covered with sores. As Lazarus lay there longing for scraps from the rich man’s table, the dogs would come and lick his open sores.

Finally, the poor man died and was carried by the angels to sit beside Abraham at the heavenly banquet. The rich man also died and was buried, and he went to the place of the dead. There, in torment, he saw Abraham in the far distance with Lazarus at his side.

The rich man shouted, ‘Father Abraham, have some pity! Send Lazarus over here to dip the tip of his finger in water and cool my tongue. I am in anguish in these flames.’ But Abraham said to him, ‘Son, remember that during your lifetime you had everything you wanted, and Lazarus had nothing. So now he is here being comforted, and you are in anguish. And besides, there is a great chasm separating us. No one can cross over to you from here, and no one can cross over to us from there.’

Then the rich man said, ‘Please, Father Abraham, at least send him to my father’s home. I have five brothers, and I want him to warn them so they don’t end up in this place of torment.’ But Abraham said, ‘Moses and the prophets have warned them. Your brothers can read what they wrote.’

The rich man replied, ‘No, Father Abraham! But if someone is sent to them from the dead, then they will repent of their sins and turn to God.’ But Abraham said, ‘If they won’t listen to Moses and the prophets, they won’t be persuaded even if someone rises from the dead.’ (Luke 16:19-31)


Art by Didier Martin.

¡Bebe, alaba y escucha!

Drink+Praise+Listen

Palabras de Jesús

Sírvete un vaso de agua fría u otra bebida refrescante que te guste, y mientras bebes, alábame por las maravillosas, tranquilizadoras y refrescantes palabras que te doy. Bebe pausadamente e imagina que Mi Espíritu entra en ti mientras bebes el líquido refrescante. Medita en que soy el agua de vida y lo que te mantiene con vida. Luego, guarda silencio por unos instantes y escúchame mientras te doy una frase o dos de Mis amorosas y refrescantes palabras.


Adaptado de My Wonder Studio