Él vino a nosotros

Una presentación de Navidad para niños, gentileza de My Wonder Studio.

Click here to read this Christmas article for children in English.

Advertisements

Joyeux Noël (Feliz Navidad)

joyeux-noel-christmas-carolJoyeux Noël cuenta una historia real ocurrida en un campo de batalla francés la Nochebuena de 1914.

El episodio tuvo lugar durante la Gran Guerra (la Primera Guerra Mundial), en un punto del frente en que había unos tres mil soldados escoceses, franceses y alemanes. Al llegar la Nochebuena, se oyen del lado alemán ecos del famoso villancico Noche de paz. Los escoceses responden enseguida con un acompañamiento de gaitas. Al rato, los tres ejércitos entonan al unísono la misma canción desde sus respectivas trincheras, a cien metros de distancia. Imagínate a los combatientes cantando en tres idiomas desde las mismísimas trincheras que apenas unas horas antes habían sido escenario de una brutal matanza. ¡Qué contraste!

Persuadidos a darse tregua por la letra de aquel añorado villancico, los bandos enemigos se atreven a salir de sus trincheras y acuerdan un cese del fuego extraoficial. En ciertos trechos de la línea del frente, la tregua navideña llega a durar diez días. Los enemigos intercambian fotografías, direcciones, chocolates, champaña y otros pequeños obsequios. Descubren que tienen más en común de lo que imaginaban, incluido un gato que merodea de una trinchera a otra y entabla amistad con cualquiera, si bien ambos bandos insisten en que la mascota les pertenece.

Los otrora enemigos se esfuerzan por comunicarse como mejor pueden en el idioma del otro. El teniente alemán, Horstmayer, dice al francés, Audebert:

—Cuando tomemos París, todo habrá terminado. ¡Luego espero que me invites a un trago en tu casa de la Rue Vavin!

—No te sientas obligado a invadir París para que te invite a un trago en mi casa —replica Audebert.

joy1lrg

La amistad que se forja aquella noche entre los bandos opuestos no tiene nada de superficial. La mañana en que acaba la tregua de Navidad, ambos bandos se advierten mutuamente cuando se enteran de que la artillería está a punto de lanzar un ataque. La camaradería que surge entre ellos cala tan hondo que se sabe que ambos lados incluso llegaron a cobijar soldados enemigos en sus trincheras a fin de protegerlos del peligro.

¿Qué produjo tan inverosímil transformación? Todo comenzó con la atracción ejercida en unos y otros por la música navideña.

Ese incidente nos recuerda que la guerra es un mal que tiene remedio. Se trata de dejar de satanizar a nuestros enemigos y aprender a amarlos, tal como Jesús nos conminó a hacer (Mateo 5:44). Si nos esmeráramos para conocer más a fondo a personas con las que aparentemente no tenemos ninguna afinidad, quizá nos daríamos con la sorpresa de que en realidad tenemos bastante más en común de lo que pensamos.


Texto gentileza de la revista Conéctate. Usado con permiso. Imágnes de la pelicula Joyeux Noel (en España: Feliz Navidad, en Argentina: Noche de paz).

Joyeux Noël

joyeux-noel-christmas-carolJoyeux Noël retells the story of a well-documented event that occurred on a battlefield in France on Christmas Eve, 1914.

One engagement of the Great War (WWI) involved some 3,000 soldiers from the Scottish, French, and German armies. On Christmas Eve, the German side began to sing “Silent Night.” The Scots answered with a bagpipe accompaniment, and soon all three sides were singing the same song in unison from their trenches 100 meters apart. Imagine them singing together, in three languages, from the same trenches where a few hours earlier they had been killing one another. What a contrast!

Coaxed into peace by the warmth of this universally loved song, the warring sides ventured out of their trenches and agreed on an unofficial truce. In some places along the line, the Christmas truce lasted for ten days. Enemies exchanged photos, addresses, chocolate, champagne, and other small gifts. They discovered that they had more in common than they realized, including a cat that wandered from side to side and made friends with everyone, which both sides claimed as their mascot.

The erstwhile enemies communicated as best they could in each other’s language. The German commander, Horstmayer, said to French Lieutenant Audebert, “When we take Paris, it will all be over. Then you can invite me up for a drink at your house in Rue Vavin!” “Don’t feel that you have to invade Paris to get a drink at my house,” Audebert replied.

joy1lrgThe friendship that was forged between the warring sides went beyond mere pleasantries. The morning after the Christmas truce ended, each side warned the other of artillery shelling that they knew was coming from their artillery units. Their newfound sense of camaraderie was so strong that each side even sheltered soldiers from the opposing side in their trenches to keep them from harm.

What brought about this incredible transformation? It all started with a shared love of Christmas music.

This incident reminds us that there is a cure to war, and that is to stop demonizing our enemies and learn to love them, as Jesus enjoined us to do (Matthew 5:44). Everyone needs to love and be loved. If we would each make an effort to get to know others with whom we seem to have little in common, we just might find, as the soldiers on that battlefield did, that we have quite a bit more in common than we realized.


Text adapted from Activated magazine. Used by permission. Images from the movie Joyeux Noel (2005) directed by Christian Carion. Used under Free Use guidelines.

Construir una vida: Virtudes para los niños

Construir una vida torna fácil y divertido para niños el estudio de importantes valores y virtudes. El libro presenta un total de 14 valores, cada uno acompañado de una atractiva ilustración.

Haz clic aquí para descargar el libro electronico gratis (en formato epub o mobi).

Building a Life: Virtues for Children

Help children learn about fourteen key virtues with this charming book. Short text and colorful illustrations make this book ideal for younger children. To download the ebook for free in epub or mobi format, click here.

El Efecto de un Durazno

Power of a Peach story for childrenDurante la guerra mundial 2, el ejército italiano tomó a la división de Tom prisionera, y él y sus compañeros fueron trasladados a Italia. Sus captores los hicieron desfilar por la calle y se esforzaron todo lo que pudieron por humillarlos públicamente. Los transeúntes se hicieron cómplices de la humillación, burlándose de ellos, escupiéndoles y ventilando su ira y resentimiento contra ellos.

De golpe, de entre la multitud que los abucheaba, «salió una jovencita, me puso un durazno en la mano y desapareció corriendo antes que tuviera oportunidad de darle las gracias —contó Tom—. Fue el durazno más delicioso que jamás había probado».

Power of a Peach story for children - image 2Tom debía de tener casi ochenta años; no obstante, los ojos le brillaban mientras relataba la anécdota de la italiana que había tenido ese gesto de bondad con él en una época de profundo odio y enemistad entre dos países en guerra. En aquel momento de ignominia y desesperación, esa chiquilla anónima hizo frente a la presión social y le ofreció un regalo sencillo, sincero, fruto de la compasión. En lugar de considerarlo un soldado de un país enemigo, lo vio como un hombre doliente que necesitaba que lo trataran con amabilidad. El veterano se acordó muchas veces de aquel durazno a lo largo de los duros años que siguieron hasta que la conflagración tocó a su fin, y también después, cada vez que necesitaba fuerzas para aferrarse a la esperanza, para dejar atrás el dolor y el trauma de la guerra y empezar una nueva vida.

Es muy posible que ella asignara escaso valor a su gesto; al fin y al cabo, no era más que un durazno. Seguramente ni soñaba que él recordaría su benevolencia el resto de su vida y que ese pequeño acto se incluiría en un documental que probablemente ha estimulado a otras personas a darlo a conocer.

Power of a Peach story for children image 3Promovamos todos la paz entregando duraznos de amor y misericordia, aun cuando eso entrañe riesgos o sea poco convencional, pues las frutas —fuerzas para el desfallecido, alegría para el apesadumbrado, amor para el que sufre de soledad— justifican el costo.

 

 

 


Historia verdadera adaptado de la revista Conéctate. Usado con permiso.

Photo credits: 

Image 1: National Geographic; used under Fair Use guidelines.

Image 2: Patrick via Flickr; used under Creative Commons-Attribution-Non Commercial license.

Image 3: Shkumben Saneja via Flickr; used under Creative Commons-Attribution 2.0 Generic license.