Posted by: Free Children's Stories | April 1, 2014

¿Para qué queremos reglas?

cuentos para ninos - ¿Para qué queremos reglas? – ¡Por lo visto siempre tenemos cantidad de reglas que obedecer! -dijo Brad a su papá mientras guardaba la bici -. ¡Siempre hay alguien que me dice que es ora de levantarse, hora de ir a la escuela, hora de hacer tal cosa! ¡O que haga esto, o no haga lo otro!

Papá levantó la vista del banco de trabajo.- Brad, imagina que no hubiera reglas, horarios ni planes de trabajo -le dijo.

-¡Sería fantástico!

Papá levantó las cejas. -No estoy tan seguro de que sea así -dijo-. Vamos a divertirnos un poco imaginando que un día pudiéramos hacer todo lo que quisiéramos. ¿Qué harías tú?

– Me pasaría el día en el zoológico -contestó Brad.

– Y ¿cómo harías para llegar allá? -preguntó su papá.

– Me llevarías tú -repuso Brad.

– A lo mejor. Pero no olvides que yo tampoco tendría que hacer ninguna cosa que no quisiera.

– Vamos, sí que querrías ir al zoológico -insistió Brad.

cuento infantil dos autos– Bueno -dijo el papá, dándole la razón-. Entonces subiríamos al auto y nos dirigiríamos al zoológico. No sé si conseguiríamos llegar. Recuerda que no hay reglas. No hay un código de circulación. Cada uno conduce como le da la gana, es decir, hasta que choca con otro.

– Ya veo que no podríamos pasar si normas de tránsito -dijo Brad-. Pero creo que podríamos vivir sin todas las demás reglas.

– Entonces quedamos en observar las normas de circulación -dijo el papá-. Llegamos al zoológico, pero no podemos entrar.

– ¿Por qué no? -preguntó Brad sorprendido.

– Es que, como no hay un horario que cumplir, el portero no se levantó esa mañana -explicó el papá.

– Sin reglas ni horarios no habría más que confusión, ¿verdad? -dijo Brad con un suspiro.

– ¡Así es! -dijo su papá, dándole la razón-. Cuando Dios creó el mundo, lo hizo todo de una forma organizada. El universo se rige por unas leyes y sigue un plan concreto. El mismo Sol tiene un itinerario que seguir, y no puede retrasarse. Mirando su reloj, añadió: – Según mi horario, ya es casi hora de almorzar.

– Tengo hambre -dijo Brad-. ¡Ahora entiendo por qué es importante que haya reglas! ¡Y me alegro de que a esta hora toque almorzar!

¿Qué piensas tú de obedecer las reglas y hacer lo que está programado?

Habla de las cosas que haces cada día y explica qué podría suceder si nadie obedeciera las reglas ni observara un horario estricto.

Clipart courtesy of http://www.openclipart.org. Text © The Family International.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: